sábado, 9 de abril de 2016

El Compás de los Brujos (Gemma Gary)

Por Gemma Gary
(Traducido por Manon de Traditional Witchcraft)

La práctica de marcar un área circular para delinear un espacio sagrado para la realización de ritos, trabajos de magia y contener las fuerzas elevadas es muy antigua. Sin embargo, el propósito del verdadero círculo de los brujos, anillo, o 'Círculo del Compás' es mucho más profundo que la mera delineación y contención. La función más importante del círculo es la de acceso, porque es un lugar creado y reservado para el ingreso de virtudes, poderes, espíritus, sabiduría atávica y la manifestación de la fuerza divina del Arte en aquellos que trabajan dentro de sus límites.

Dentro del círculo de los brujos puede encontrarse un mapa de los mundos a los que se recurrirá o atravesará. Los espíritus, poderes y virtudes de las encrucijadas son conjurados dentro del centro del círculo, a través del cual discurre el gran camino axial o 'árbol del mundo' que une las profundidades, los cuatro cuartos de midgard y las alturas. Dentro de tal círculo están los senderos de acceso abiertos a los cuatro Caminos de la encrucijada, a las fuerzas planetarias, solar y lunar y a las virtudes de las alturas estelares de Nevek y a las aguas ctónicas de la creación, a la muerte y a la memoria y sabiduría atávicas que hay dentro del reino del inframundo de Annown. A través del camino axial también discurre el fuego ctónico; la serpiente de la tierra, traída desde las profundidades hacia las alturas.

El círculo de los brujos también es conocido como la 'pista de baile' de las virtudes, poderes y espíritus de los Caminos que son conjurados, invocados y evocados dentro del centro del círculo en el que se recolectan y agitan en vivo durante actos como el 'recorrido del círculo' y el uso de 'danzas de molino' y 'cantos de molino'. Es por esta razón que al centro del círculo se le llama 'el caldero'.

Dentro del círculo, la vara del Pellar es una 'herramienta puente' que, como 'El Caballo', se convierte tanto en un vehículo de ingreso, para la fuerza, el espíritu y la virtud, a través del que el brujo puede acceder y aprovechar los Caminos, como un vehículo de salida si el brujo desea salir para atravesar y explorar dichos caminos. Cuando se coloca en el centro del círculo es la representación del propio camino axial, dando acceso a los seis Caminos – las encrucijadas de arriba, abajo y los cuatro cuartos. También está el misterio del séptimo Camino; el centro donde 'todo es uno'. En algunos ritos y trabajos, en los que se requieren virtudes específicas, la vara se pone en el borde del círculo, en el punto cardinal pertinente, para convertirse en vehículo de las fuerzas y virtudes direccionales requeridas.

A las cuatro direcciones de la encrucijada algunos Artesanos les asignan los siguientes atributos:

El Camino del Este

El Este es la dirección de la primavera, el amanecer y los espíritus rojos de los poderes del fuego; arriba están los fuegos celestiales del Sol, que ascienden al Este, los fuegos planetarios y el trueno. Abajo está el fuego ctónico; la Serpiente Roja que es el fuego y potencia de la tierra y el espíritu familiar 'totémico' del Camino del Este. El Este también es la dirección de la llama interna de la Astucia y la Voluntad. Entre los implementos del Camino del Este están el cuchillo, la escoba y el látigo del espíritu. Las virtudes del Camino del Este ayudan en trabajos de magia defensiva, exorcismo, fuerza, poder, sexualidad y potencia.


El Camino del Sur

El Sur es la dirección del verano, el mediodía y los espíritus blancos de los poderes de la tierra; el suelo, el cuerpo vivo y la materialidad de todas las cosas. El espíritu familiar del Camino del Sur es la saltarina liebre blanca, los utensilios de esta dirección incluyen las piedras mágicas (la piedra susurrante, la piedra Troy, la piedra acariciadora, etc.), el cuenco y el pentáculo de manifestación. Los trabajos en las áreas de estabilidad, curación de lesiones corporales, sabiduría y empleo de las plantas, fertilidad, crecimiento, abundancia y riqueza se ven ayudados en gran medida por las virtudes del Camino del Sur.


El Camino del Oeste

El Oeste es la dirección del otoño, el crepúsculo y los espíritus grises de los poderes y virtudes del agua; los ríos, arroyos, pozos, mares, nuestra propia sangre y las profundas aguas ctónicas de la transformación, la emoción y la sabiduría atávica. El sapo gris es el espíritu familiar del Camino del Sur, y los implementes de esta dirección incluyen el caldero y el cuerno-copa. Los trabajos de la luna, de brujería del mar, de magia para el bien, transformación, limpieza, sueños, recuerdos, emociones y la curación de heridas emocionales y psicológicas, se ven ayudados por las virtudes del Camino del Oeste.


El Camino del Norte

El Norte es la dirección del invierno, la medianoche y los espíritus negros del aire; los vientos encantados del espíritu, el humo y nuestra propia respiración y voz. El espíritu familiar del Camino del Norte es el cuervo negro (o para algunos practicantes córnicos el grajo). En algunos ritos y trabajos el cráneo y las varas/bastones son los implementos del Camino del Norte, pero también son compartidos con el Este y otros. Herramientas de videncia, el incensario y la campana son otros implementos del Camino del Norte. Los trabajos que se ven ayudados por las virtudes de esta dirección incluyen la magia con espíritus, la comunión atávica, la apertura de caminos, los amarres, sabiduría, augurios y comunicación.


La dirección en la que se trabaja el Compás difiere dependiendo de la intención y la naturaleza del rito o trabajo. El 'Recorrido del Círculo' se hace siempre lo primero de todo, después de que las conjuraciones rituales y llamadas del Compás se hayan realizado, en dirección levógira 'contra el Sol' (sentido antihorario). Dentro de esta 'meditación en movimiento', el practicante busca lograr cierta cantidad de cosas; apartándose en primer lugar de sus preocupaciones mundanas para entrar en estados más profundos de consciencia 'entre los mundos' requeridos para hacer la comunión y congreso con el 'otro mundo' posibles. Recorrer el Círculo también es un acto de conjuración; el brujo, moviéndose al unísono con la fuerza geomántica, recurre a la serpiente y 'reúne' las virtudes y poderes pertinentes para el rito o trabajo. Las llamadas a la fuerza divina también se hacen durante el Recorrido. Durante las repetitivas e insistentes circunvalaciones del brujo, que llevan la mente a un trance más profundo aunque fijado firmemente a su meta, podrán conseguirse vislumbres y percepciones de la Deidad.

Para terminar un rito, el Recorrido algunas veces se lleva a cabo en sentido dextrógiro 'con el Sol' (horario); un retorno 'al mundo de los hombres'. Los círculos dextrógiros y levógiros también son empleados dentro del Compás durante actos de magia. Reunir energía no es lo mismo que elevar el poder. Una vez el poder ha sido recolectado Recorriendo el Círculo, será entonces 'elevado' en actos de magia generativa girando con un acelerado círculo dextrógiro alrededor del fuego, antes de dirigir el poder a donde se requiera. En actos de destierro, amarre o apertura de caminos, se emplea un círculo levógiro de nuevo, siendo aquí los poderes reunidos usados para restringir, o incluso consumir, el foco del trabajo.

Es la intención y voluntad fija del Pellar, lo que determina el uso y resultado pretendido de la dirección del trabajo. En los ritos del brujo tradicional, a menudo hay que hacer muchos trabajos duros y el Recorrido puede convertirse en una gran tensión, algunas veces al punto en el que el practicante caerá en trance (momento en el que siempre se hará el máximo uso del mismo), pero es un antiguo dicho que lo similar atrae a lo similar. La energía debe ser usada con el fin de elevarla y trabajar con ella. El fuego en el centro del círculo consume mucha energía, en la forma de madera y oxígeno, pero atrae a la serpiente y produce calor y luz. Igual que un círculo de brujos dando vueltas continuamente usa el oxígeno de la sangre y puede tensar los músculos y los pulmones, también reunirá, removerá y elevará los poderes que hay dentro del círculo, así como producirá visiones. Para elevar la energía, debemos participar de ella, justo como un motor o molino usa energía para crear energía y producir lo que se desea.

El decrépito y enfermizo Pellar dentro de los grupos, será excusado de Recorrer el Círculo y a menudo se le dará la tarea de tocar el tambor, que no solo ayuda a recorrerlo sino también producirá resultados similares; siendo un acto de inducción repetitiva al trance y de elevación de poder.

Siempre en la magia, con la ayuda de un fuego, la luna y la serpiente, un círculo levógiro puede ser usado para consumir y restringir, mientras que un círculo dextrógiro generará, creará y producirá potencia.

También hay que recordar que todos los círculos de brujos son un círculo. El rito del Círculo del Compás no es la creación de un círculo, sino una conjuración del antiguo Círculo de la Astucia. La verdadera conjuración del Compás es una invocación del propio sendero. Cuando el brujo está dentro del propio Compás, está con todos aquellos que han caminado su Círculo desde el mismo inicio de la tradición. Sus caminos y sabidurías están ahí para ser revelados por visión y voz en el fuego y en el humo en espiral de las hierbas, o en el viento a través de los árboles.

El Rito de la Chimenea

Para los simples ritos en solitario de todos los días, cada practicante tendrá una forma rápida y no elaborada de conjurar el Compás y la recolección de poderes. Esta es conocida como el Rito de la Chimenea porque tradicionalmente el trabajo diario del Pellar es llevado a cabo a la chimenea del hogar, pero en realidad el rito puede ser usado en cualquier lugar, en interior o exterior. Uno de dichos ritos se dará aquí. Como las maneras del brujo tradicional se mantienen generalmente tan simples como sea posible, este será el método usado con más frecuencia, guardando las conjuraciones más elaboradas del Compás para ocasiones especiales, ritos de grupo o trabajos y necesidades más complejos.


El Hechicero primero aquietará su mente y enfocará su voluntad para experimentar el Devenir(1) con lenta y determinada respiración, para hacerse más consciente de las cosas y conectado con lo oculto.

Si se siente que el área de trabajo necesita ser exorcizada de influencias obstaculizadoras, se podrá tocar la campana nueve veces, o, con la presencia de un fuego ya encendido, el batidor puede ser empleado de la forma tradicional.


Batidor de los Brujos

Una vela, lámpara o fuego que sirva de foco será encendido con estas palabras murmuradas en voz baja como conjuración:

Enciendo esta llama en nombre de Bucca,
levántate Serpiente, los antiguos se acercan,
Por mi voluntad y mis maneras puedas tú aparecer.”

El Hechicero puede golpear el suelo suave y rítmicamente con su vara mientras susurra estas palabras para conjurar el círculo y a los espíritus:

Yo te conjuro Círculo del Compás,
Sé lanzado y sé atado.
Por el camino de arriba y el camino de abajo,
Por la serpiente y la liebre y el sapo y el cuervo.
Por los espíritus rojos, los espíritus blancos, los espíritus grises y negros,
Te conjuro por la vía triple.
Sé lanzado y sé atado,
Consagrado seas Círculo del Compás.”

En adición, o alternativamente, el Pellar puede hacer el tradicional uso del tambor o la bramadera para llamar a los espíritus, recolectar las virtudes, elevar los poderes y reforzar el trance.


Bramadera

El Pellar está ya preparado para emprender el rito o trabajo entre manos.

El Rito del Compás

Si es necesario un círculo físico, podrá ser descrito sobre la tierra usando el cayado, o delineándolo con tiza, harina, ceniza o arena. Una arboleda u otro terreno, tal como un seto curvado o arroyo, podría aportar, al menos en parte, un círculo físico natural, o si no, un antiguo círculo de piedras podría ser una elección ideal. Dondequiera que se conjure el Compás, debería tenerse la certeza de sus límites.

El rito dado a continuación es para trabajos y rituales importantes en solitario y realizados en el exterior. En ritos de una Logia de Astucia o círculo de compañeros, las diferentes tareas del rito serán compartidas por los presentes, asignándosele a cada uno lo que se haya decidido con anterioridad a la reunión.


Coloca la vara, la piedra, la llama y el hueso en el centro del círculo o en el punto cardinal requerido, dependiendo de la naturaleza del rito o trabajo entre manos. Al pie de la vara también tendrás el cuenco con algo de pan u otro alimento y el cuerno-copa conteniendo hidromiel, vino o cerveza para el Troyl1. Tendrás también un incensario de carbón y una sustancia pertinente para quemar. Dispón también de cualquier otro implemento requerido. Otras varillas y la escoba pueden estar junto al Este, Sur u Oeste del círculo, pero nunca en el portal del Norte donde solo la vara del altar puede ser colocada. Lleva la cuerda y el cuchillo colgando de la cintura. El fuego puede ser simplemente una lámpara o un pequeño fuego en el interior de un caldero. Si el rito dicta que el cayado y los implementos de trabajo estén en uno de los puntos cardinales al borde del círculo, entonces una fogata/hoguera adecuada podrá estar en el centro del Compás.

Si está presente una campana, se golpeará una vez para marcar el comienzo del ritual. Empieza con el Trance Brujeril, después barre el círculo con la escoba tres veces en sentido antihorario, para exorcisar las influencias indeseadas y establecer que va a tomar lugar allí un trabajo entre los mundos, o si no, usa el 'batidor de los brujos' de la forma tradicional cuando le hayas prendido fuego. Empieza el barrido o usa el batidor con una llamada exorcizante:

¡Hekas Hekas Este Bebeloi!
(¡Salgan de aquí todos los profanos!)
Todo lo que sea sucio, malo y obstáculo para nuestras maneras;
¡De aquí saldrá, saldrá, saldrá y desaparecerá!”


Pon un poco de incienso en los carbones, atrae a los poderes y espíritus deseados al lugar y eleva tu llama interior con respiración decidida, agudizando los sentidos, reforzando y reafirmando el Trance Brujeril.

Una vez preparado, deberás encender el fuego. Coge el cuchillo de Astucia y consagra el fuego con estas palabras, con un tono lento y decidido:

Sea este fuego cubierto por el cuchillo y la voluntad y el aliento,
Un faro para iluminar los senderos del espíritu.
Ilumina mi/nuestro Arte, alumbra mis/nuestras llamadas,
Para lo oculto atraer hacia mí/nosotros.
Te conjuro/amos serpiente roja, enroscada en la tierra
Da a mi/nuestra sangre el aliento,
¡Y que mi/nuestra Astucia Arda!
Te conjuro/amos, te conjuro/amos, te conjuro/amos.”

Con tu cuchillo haz el signo de los seis caminos sobre el fuego, después, devuelve el cuchillo a su vaina. Atrae a la serpiente con una respiración todavía más profunda, avivando el fuego interior a una mayor intensidad.

Coge ahora la vara y conjura el Compás recorriéndolo tres veces, en la dirección del sol para trabajos generativos o en sentido contrario para los que no lo sean, con estas palabras:

Yo te conjuro Círculo del Compás,
Sé lanzado y atado.
Por el camino de arriba y el camino de abajo,
Por la serpiente y la liebre y el sapo y el cuervo.
Por los espíritus rojos, los espíritus blancos, los espíritus grises y negros,
Te conjuro por la vía triple.
Sé lanzado y atado,
Consagrado seas Círculo del Compás.”


Lleva la vara al centro del círculo y sostenla en alto hacia el cielo, después bájala firmemente al suelo, a continuación cruza los brazos sobre el pecho, con estas palabras:

Como arriba...
Es abajo...
Y por la cruz de los cuatro caminos,
Así será.”

En ritos de mayor importancia, los espíritus de los cuartos pueden ahora ser individualmente llamados permaneciendo con la espalda hacia cada cuarto; invocando las fuerzas desde el interior del mismo hacia el centro del círculo.

Este

Os conjuro espíritus rojos del camino hacia el Este,
guardianes de la llama de la iluminación y del cuchillo de la astucia.
Oíd la llamada, salve a vosotros, despertad, alzaos y estad aquí.”

Sur

Os conjuro espíritus blancos del camino hacia el Sur,
guardianes de la piedra de la sabiduría y de los huesos del recuerdo.
Oíd la llamada, salve a vosotros, despertad, alzaos y estad aquí.”

Oeste

Os conjuro espíritus grises del camino hacia el Oeste,
guardianes de las aguas de la vida y del caldero de la transformación.
Oíd la llamada, salve a vosotros, despertad, alzaos y estad aquí.”

Norte

Os conjuro espíritus negros del camino hacia el Norte,
guardianes de los oscuros vientos del espíritu
y del cráneo de la iniciación.
Oíd la llamada, salve a vosotros, despertad, alzaos y estad aquí.”

Devuelve la vara al centro del compás, o al punto cardinal elegido y eleva los brazos haciendo con las manos el signo de los cuernos y di:

¡Bucca Gwidder!”

Baja la mano derecha haciendo los cuernos para tocar el hombro izquierdo.

¡Bucca Dhu!”

Baja la mano izquierda haciendo los cuernos al hombro derecho cruzando el brazo izquierdo con el derecho:

¡Bucca, Bucca, Bucca!
Astado, oscuro y claro,
fuego del santuario y recipiente de todas las dualidades reunidas.
¡Te dedico/amos este rito!
Guíame/nos por el sendero de la sabiduría,
con la luz que hay entre tus cuernos.
¡Bucca, Bucca, Bucca!”

Ahora es el momento de recorrer el círculo. Empieza con la llamada tradicional del Sudoeste de Inglaterra:

¡Thout a tout tout, por todas partes y alrededor,
vueltas y más vueltas en el altísimo nombre de Bucca!”

El Compás ya ha sido recorrido lenta pero firmemente en un círculo levógiro alrededor del fuego o altar central. En ritos mágicos, las virtudes requeridas son 'recolectadas' o 'removidas dentro del caldero' a través de este acto de 'meditación en movimiento'. En ritos devocionales y de celebración, la mente se enfoca en el espíritu de la estación y sobre lo divino. A medida que se recorre el círculo una y otra vez, el trance se hace más profundo e intenso, trayendo visiones y en última instancia percepciones y vislumbres de la Divinidad. Cuando se haya logrado dicho estado, el movimiento físico se hace difícil siendo frecuente para el practicante caer en trance al suelo y yacer inmóvil entre los mundos en comunión con las fuerzas, virtudes y espíritus reunidos.


Es siguiendo a esto que el rito o trabajo entre manos puede comenzar. El compás puede ser recorrido más veces para 'remover el caldero' y 'hacer girar el molino' para ayudar a los actos de magia. En actos de magia generativa, más o menos en tiempo de luna creciente o llena, se recorre el Compás con un círculo dextrógiro, elevando las fuerzas recolectadas al hacerlo, dando a luz lo que se desea a partir del caldero. Dichos trabajos pueden recibir la ayuda del uso repetitivo de un 'canto circular' a medida que el 'molino' generativo es recorrido:

Serpiente roja y fuego ardiente
Trabajad el círculo, el molino girad
Trabajad en el deseo por el que pedimos
¡Io, dio, a, ey ey!
Liebre blanca y anillo del compás
Trabajad el círculo, el molino hilad
Trabajad en el deseo por el que pedimos
¡Io, dio, a, ey ey!
Sapo gris y caldero hirviente
Trabajad el círculo, el molino haced avanzar
Trabajad en el deseo por el que pedimos
¡Io, dio, a, ey ey!
Cuervo negro y ráfagas de viento
Trabajad el círculo, el molino haced marchar
Trabajad en el deseo por el que pedimos
¡Io, dio, a, ey ey!”

En magia para deshacerse de algo, o en ritos para abrir caminos, más o menos en tiempo de luna menguante o nueva, se recorre el Compás en sentido levógiro, a medida que el objeto del trabajo es consumido dentro del caldero de transformación.

El Troyl Hood

Para concluir cualquier rito o trabajo, se hará el rito del Troyl(2) Hood (que significa 'banquete de celebración embrujado').

Se empieza arrodillándose sobre una rodilla (una postura tradicional 'intermedia' en el Oficio Córnico, ni de pie, ni sentado ni enteramente arrodillado) ante el cuenco de pan y el cuerno-copa de hidromiel. Tócate la frente, después el ombligo y cruza los brazos con las manos haciendo el gesto de los cuernos, creando así simultáneamente el signo de invocación a Bucca y formando, con el cuerpo, el signo de los seis caminos y el hexagrama de la 'fuerza dentro de la forma' sobre la comida.

Con la cabeza inclinada, respira profundamente los poderes y di estas palabras sobre la comida:

Por la piedra por el hueso por la vara y la llama,
¡Sea este Troyl Hood!
Aquí donde todo se une entre los cuernos,
Son dadas a luz bendiciones, verdad y sabiduría.
En el altísimo nombre de Bucca y por la serpiente roja,
¡Te conjuro, te conjuro, te conjuro!
Consagrado y cubierto,
Así será.”

Con el dedo índice, o con la vara, haz el signo de los seis caminos y el pentagrama de la divinidad descendente sobre el hidromiel y el pan.

En una reunión de compañeros, esto lo realiza una bruja asumiendo el rol de madre. Un brujo puede ayudar introduciendo el cuchillo de la familia dentro del cuerno, como un simbolismo adicional del congreso de la fuerza divina con la forma a ser empapada en comunión por los reunidos.

Primero ofrece un poco de pan al fuego antes de comer, con reverencia, un poco de pan para ti y después, sostén el cuerno en alto con el brindis:

¡Aquí está el diablo con su pico y pala de madera,
excavando estaño a montones con su cola de tres puntas hacia arriba!”

Vierte un poco en el fuego y bebe, con reverencia, un poco de hidromiel en comunión con los poderes allí reunidos y aquellos que ya no están.

El rito del Troyl Hood, especialmente en el hogar a la chimenea, es un rito importante que de sabios es observar con cierta regularidad, en las lunas y en sábado; que es el día del hogar, de los tratos con los espíritus y de las fuerzas ctónicas.

El rito aporta fuerza y alimento espiritual, y mantiene el lazo esencial entre el brujo y la fuerza divina, los espíritus y las fuerzas útiles para el trabajo del brujo. El rito también ayuda a asegurar que los espíritus del hogar no se vuelven conflictivos, por el placer del alimento compartido dejado en ofrenda sobre la chimenea.

Un Ritual de Cierre

Los restos de pan e hidromiel son ofrecidos a las cuatro direcciones del Compás, en la dirección opuesta a la que fue conjurado. Si el rito se abrió con un Compás en sentido horario; a los espíritus de los cuatro caminos se les agradece en sentido antihorario; empezando en el cuarto Occidental y acabando en el Norte. Si el rito fue abierto con un Compás antihorario, se agradece al cierre en sentido horario empezando en el Este, acabando en la dirección Norte.

Primero se ofrece el pan, después en cada cuarto el cuerno es mantenido en alto, en agradecimiento y afinidad, antes de que un poco del contenido sea vertido sobre la tierra con las palabras:

¡Espíritus grises en el camino hacia el oeste,
feliz encuentro y feliz partida en el altísimo nombre de Bucca!”

¡Espíritus blancos en el camino hacia el sur,
feliz encuentro y feliz partida en el altísimo nombre de Bucca!”

¡Espíritus rojos en el camino hacia el este,
feliz encuentro y feliz partida en el altísimo nombre de Bucca!”

¡Espíritus negros en el camino hacia el norte,
feliz encuentro y feliz partida en el altísimo nombre de Bucca!”

La vara se lleva simbólicamente alrededor del borde, una vez más en la dirección opuesta a la que el Compás fue conjurado. Volviendo finalmente a encarar el centro del círculo, el brujo que preside puede decir:

¡Feliz encuentro y feliz partida,
rentum tormentum en el altísimo nombre de Bucca!”

Si está presente una campana, puede ser tañida una vez para señalar el fin del rito.

“Feliz encuentro y feliz partida”, sumamente familiar para la comunidad pagana moderna, deriva de las confesiones de los brujos de Somerset y ha entrado en el uso tradicional dentro del Oficio del Sudoeste de Inglaterra.


(1) Un acto realizado por los brujos para devenir completamente conscientes de su conexión a 'Todo' entre los mundos. Esta es una enseñanza central de las tradiciones de la Astucia; “Todo es Uno” a partir del que toda magia es posible.
(2) Troyl es una palabra coloquial córnica que significa baile de granero o céilidh, un acto social con baile, música y canciones al anochecer (Nota del Traductor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario