lunes, 1 de mayo de 2017

Hechicería II

Por Nigel G. Pearson
(Traducido por Manon de Treading the Mill)


Magia Herbal y Wortcunning

La magia herbal en sí misma es un vasto campo y puede tomar muchos años de estudio y dominio, por lo que aquí solo será posible dar una idea de dicho arte. Wortcunning es un término anglosajón que significa “Conocimiento de las hierbas”, siendo “wort” cualquier planta con hojas, como opuesta a un vegetal o árbol, y “cunning” se refiere al conocimiento esotérico de las mismas. Este término a menudo se aplica a la medicina herbal, pero cubre también el más amplio campo de la magia y el lanzamiento de hechizos.

Continuaremos con el uso de los encantamientos, como examinamos en la sección anterior, y ahora lo aplicaremos al uso de las hierbas. Hemos visto cómo se puede componer un encantamiento y ahora incluiremos el uso de hierbas en el mismo, en la forma de creación de bolsas mágicas o bolsas encantadas, haciendo uso de las hierbas.
Obviamente, cuando se crea cualquier bolsa mágica, primero necesitas decidir para qué será, la necesidad debería siempre dictar esto, no el deseo. ¡Nunca hagas una bolsa por diversión! (Esta también es una regla cardinal en el campo mayor de la hechicería en general). Habiendo decidido para lo que harás la bolsa, necesitarás seleccionar las hierbas que te ayudarán. Todas las hierbas y plantas tienen sus propias habilidades y correspondencias asociadas, así que necesitas escoger las que te asistirán en tu particular trabajo. Hay muchos libros que dan los atributos y correspondencias mágicas de las hierbas, muchos de los cuales se contradicen los unos a los otros. Intenta encontrar uno o dos por los que sientas confianza y aférrate solo a ellos, ya que la confusión solo surgirá si constantemente cambias tus correspondencias. Después de un tiempo empezarás a aprender los usos de cada hierba para tu propia satisfacción y podrás prescindir de los libros. Puede que incluso encuentres algunas nuevas correspondencias por ti mismo – tanto mejor. Asimismo, si un libro prescribe cierta planta para cierto uso y tu intuición te sugiere otro, síguela. En magia, tu intuición a menudo es correcta.
Una vez hayas decidido las hierbas a usar, necesitarás obtenerlas. Hay dos formas principales de hacerlo: puedes recogerlas en el campo (o tu jardín), por ti mismo, o puedes comprarlas. Hay ventajas y desventajas en ambos métodos. Si recoges las hierbas tú mismo, tendrás el beneficio de saber que se han recogido de la forma correcta, (esto es, correcta fase de la/el luna/sol, correcta actitud hacia la planta, etc. Ver la sección final de este capítulo), pero las plantas que necesitas no siempre están disponibles o son de esa estación. Este es el motivo de que muchos practicantes del Arte se conviertan en inveterados recolectores de botellas y tarros vacíos, recogiendo las plantas en sus correctas estaciones, secándolas y guardándolas para un uso futuro. ¡Rápidamente descubrirás que tienes una colección considerable para todos los usos! La alternativa es comprarlas ya molidas y secadas, de un proveedor de confianza. Esto tiene la ventaja del acceso fácil cuando no sea la estación en la que se da una planta, o es rara, o por otra parte no está disponible, pero no la habrás recolectado por ti mismo, por lo tanto no sabrás cuándo y cómo fue recolectada, o cómo de vieja es. La elección es individual, pero para mí es de mucho más beneficio recolectarlas yo mismo, usando solo las compradas en tienda cuando es un ingrediente raro o difícil de encontrar.

Habiendo ya decidido y obtenido tus hierbas para tu propósito específico, necesitarás infundirlas con energía mágica e instruirlas para su trabajo. Como ejemplo, usaré un hechizo tradicional que ha llegado a mí con ligeras adaptaciones para el uso moderno.

Un Hechizo para Protección en el Hogar

Reúne tus hierbas y canta lo siguiente mientras das vueltas alrededor en tu caldero u olla de agua fresca de manantial, y las echas en el mismo:

“Dando vueltas al caldero voy,
Dentro las hierbas mágicas echo,
Hierba Élfica, Trébol, Hoja de Cabras, Bour,
En la olla la magia de las cuatro.
Hierba de Cabra, Albahaca, Polvo de Cementerio,
Tres veces sobre ella debemos ir.
Hoja Élfica, Eneldo, Lágrimas de Juno,
Ahuyentando todos los miedos mortales,
Serbal, Alas de Murciélago, Campanas de Muertos,
Juntas ato en un hechizo mágico.
Tres veces sobre el caldero correr,
Bailar la danza y ya está hecho.”

Ahora recoge la mezcla dentro de una pequeña bolsa de tela o cuero y cuélgala en alto en algún lugar de la casa, fuera de la vista. Gradualmente se secará, pero la magia permanecerá.

(Hierba Élfica – Helenio; Trébol; Hoja de Cabras – Madreselva; Bour – Saúco; Hierba de Cabra – Hierba de San Juan; Albahaca; Polvo de Cementerio – Valeriana/Gordolobo; Hoja Élfica – Romero/Lavanda; Eneldo; Lágrimas de Juno – Verbena; Serbal; Alas de Murciélago – Acebo; Campanas de Muertos – Dedalera).
Otro ejemplo, uno para protección personal en un viaje largo, mostrará una alternativa a cómo puede usarse este método.

Un Hechizo para Protección en un Viaje

Reúne las hierbas requeridas, frescas o secas, en un cuenco de barro. Mueve tus dedos a través de ellas para mezclarlas bien, mientras recita el siguiente encantamiento:

“La Consuelda repele las roturas y esguinces,
El Lino preserva la cartera,
El Helenio guarda de los pozos y las púas,
El Marrubio da vueltas alrededor.
El Trébol mantiene a salvo al portador,
El Cardo Azul atrae a la suerte,
Únelos todos con buena intención,
Y sella este encantamiento del camino seguro.”

Mantén tus manos sobre el cuenco durante algunos momentos e infunde las hierbas con poder. Sepáralas en dos partes. Coloca una parte en una bolsa de tela roja, atada con hilo rojo y que la persona la mantenga sobre sí durante todo el viaje. Muele la segunda parte y úsala como incienso. Incensar a la persona que va a viajar en su partida. 
(Consuelda; Lino – Semillas de Lino; Helenio; Marrubio; Trébol; Cardo Azul).

A partir de ambos ejemplos verás que se usan los tradicionales nombres populares de las hierbas, en lugar de los modernos nombres técnicos. Esto da al encantamiento una sensación mucho más mágica, a la vez que nos hace recordar la magia de nuestros ancestros, que tratamos de emular. De estos dos ejemplos puedes adaptar el método para prácticamente cualquier propósito que gustes. Curación, bendición, amor, éxito o cualquier cosa que desees. La magia, como siempre, viene de tu deseo e intención, emparejados con la energía que pongas en pie, trabajando en asociación con los poderes inherentes de las plantas.

Simples, Pociones, Aceites y Lociones

Habiendo visto cómo podemos usar los poderes de las hierbas en su estado natural, o seco y preservado, podemos ahora echar un vistazo a su uso más allá de su condición en “bruto”.

Simples

Como su nombre implica, una “Simple” es el uso de una única hierba, para producir cierto fin. Estas son a menudo usadas medicinalmente, tal y como la infusión de camomila para ayudar a dormir, pero también pueden ser usadas mágicamente con gran efecto. Una Simple para ayudar a la clarividencia se puede hacer de Artemisa, Milenrama o corteza de Sauce. Dejar reposar una cucharadita colmada por taza de agua hirviendo, durante 10-15 minutos. Recitar un encantamiento de tu propia creación sobre ella, colar y beber antes de usar el tarot, las runas, el cristal o similares. Prueba una Simple de Verbena, tomada justo antes del scrying en las llamas de una fogata a cielo abierto – esto libera la mente mundana para deambular en los reinos del Otro Mundo, ¡tratar con precaución!

Experimenta con diferentes Simples para diferentes propósitos. No todo el mundo obtendrá el mismo efecto de la misma hierba, algunas personas pueden encontrar una hierba mejor que otra para el mismo propósito. Si usas hierba fresca para una Simple, usa en la medida de lo posible el doble de si fuera seca.

Pociones

Ya hemos visto un ejemplo de Poción mágica más arriba, en el hechizo para Protección del Hogar. Una Poción es una combinación de dos o más hierbas, usada por sus influencias mágicas, preparada en algún tipo de líquido, generalmente agua, pero algunas veces alcohol o vinagre. Generalmente se bebe, pero puede frotarse sobre algo, esparcirse o rociarse, verterse en una línea o círculo protector, o, como ya hemos visto, colocarse dentro de una bolsa o saquito y dejar que se seque.

Un ejemplo de una Poción mágica es el “Vinagre de los Ladrones”. Supuestamente creada en los tiempos de la Peste Negra, para permitir a los ladrones y vagabundos entrar en las casas, sin detección o miedo a la infección, y poder robar al moribundo. Durante mucho tiempo ha sido un “artículo” a la venta del herbalista y persona de astucia del pueblo, al que probablemente se le compraba. Aquí hay una receta tradicional del siglo XVIII originaria de Anglia Oriental.
“Toma Ruda, Salvia, Ajenjo y Lavanda – un puñado de cada. Déjalas reposar en un galón(1) de vinagre de vino blanco en un recipiente de piedra con tapa cerrada. Colócalo sobre cenizas de ajenjo durante cuatro días, después de lo cual cuela el líquido a través de una fina franela y ponlo en botellas con tapón de corcho. En cada botella de cuarto de galón pon un cuarto de onza(2) de Hinojo Marino, la hierba de la que se hace el licor.” Obviamente, si lo estuvieras haciendo hoy no necesitarías tanto, así que altera las medidas de acuerdo a la cantidad que estés haciendo. Alternativamente, un método más simple – y uno ligeramente más práctico para hoy – es hacer reposar ajo machacado, romero y enebro en vinagre orgánico de cidra durante 8 días, cuélalo y úsalo de forma normal. El Vinagre de los Ladrones se usa para limpiar el equipamiento mágico (poniendo algunas gotas en un cuenco de agua), desterrar atmósferas negativas rociándolo o pulverizándolo, para baños y lavados de protección y purificadores.
Otro ejemplo de una Poción, es esta receta tradicional para un Filtro Amatorio. Toma hojas secas de Vincapervinca, Hinojo, Potentilla, Verbena y Pétalos de Rosa. Muele la mezcla hasta un fino polvo con un mortero y un almirez que uses nada más que para la hechicería. Repite mientras lo haces un encantamiento de tu propia composición, incluyendo los nombres de las dos personas que deseas “unir”. Después toma dos pequeños pellizcos del polvo y mézclalos con agua fresca de manantial en tu cáliz o Copa mágicos, e infúndele con toda la fuerza de tu Voluntad mágica. Deja la poción a remojo durante 12 horas. Cuélala a través de una fina muselina u otra tela e introdúcela secretamente en la comida o bebida de las personas mencionadas en el encantamiento.

Como con cualquier otro hechizo, primero debes decidir tu propósito, después elegir tus hierbas apropiadamente. A continuación debes decidir qué tipo de Poción sería la que mejor se adecuara. ¿Necesitas introducirla en la comida o bebida? Entonces haz la Poción con agua. ¿Sería mejor rociarla o frotarla? Entonces quizá el alcohol o el vinagre serían lo mejor. El tipo de hechizo determinará la clase exacta de receta.

Aceites

Los aceites mágicos siempre han sido una parte importante del arsenal del hechicero. Se usan para concentrar la esencia misma de una hierba, árbol, flor o raíz y son muy poderosos cuando se usan correctamente. Más que esto, pueden retener el aroma completo de la planta y los aromas tienen un profundo efecto sobre la psique, especialmente en combinación con la intención mágica.
El principal método para hacer un aceite se conoce como enfloración, o aceite en reposo. Habiendo reunido tu material herbal correctamente (ver sección final), envasa en un tarro de cierre enroscado el material fresco y llénalo hasta arriba con un aceite vegetal puro, como aceite de girasol. (La decisión sobre qué aceite usar como “portador” dependerá del resultado deseado del hechizo, o uso final del aceite. Comprueba en las listas de correspondencias el apropiado aceite vegetal a usar). Enrosca la tapa firmemente y pon el tarro en un lugar cálido, fuera de la luz directa del sol. Si estás haciendo un aceite por los atributos puramente mágicos o curativos de la planta, dejar durante 10-14 días, agitándolo diariamente. Si necesitas el aceite por sus propiedades aromáticas, dejar durante 3 días, colar el aceite, rellenar el tarro con hojas y flores frescas y verter el mismo aceite una vez más. Repetir esto cada tres días, agitándolo diariamente, hasta que hayas logrado la concentración deseada de fragancia. Finalmente, con cualquier tipo de aceite, filtrar a través de una tela fina en un tarro limpio de cristal y tapar firmemente. Almacénalo fuera de la luz directa del sol hasta que sea necesario. Puedes añadir un par de gotas de aceite esencial de Benjuí como preservador si así lo deseas.

Estos aceites pueden usarse por sí mismos, por sus propiedades individuales, o combinados con otros, por sus atributos mágicos, medicinales o aromáticos. Lo más poderoso es combinar todos estos aspectos. Obviamente depende del resultado deseado del hechizo en cuanto a lo que combina y en esto se seguirán las mismas reglas que ya hemos tratado en las secciones anteriores. 
El principal uso para los aceites es ser untados y esto puede ser en un individuo, una bolsa mágica, una vela, o cualquier otra cosa en la que puedas pensar. Otro uso es en el baño, antes de un ritual mágico u otro evento importante. También pueden ser usados como medida protectora, embadurnando marcos de puertas y ventanas, o para obtener sueños mágicos colocando unas pocas gotas en la almohada en la noche. A continuación hay algunas recetas para mezclas de aceites, pero siempre será mejor si diseñas las tuyas propias, ya que serán más personales y tenderán a funcionar mejor. Recuerda, cuando se mezcla o usa los aceites, siempre hay que declarar su uso e intención con alguna forma de encantamiento.

Aceites de Unción para Propósito General

Usando aceite de girasol como base, mezcla a partes iguales aceites de: Lavanda, Olíbano y Bálsamo de Limón o Canela, Rosa y Hoja de Laurel o Cedro, Milenrama y Enebro. Crea una mezcla que te atraiga personalmente, la magia está inherente en las hierbas y los encantamiento que usarás cuando hagas los aceites.


Aceite de Protección

Una vez más usando aceite de girasol como base, mezclar 4 partes de aceite de Verbena, 4 partes de aceite de Olíbano, 2 partes de aceite de Clavo y 2 partes de aceite de Tomillo. Mézclalos en tu Compás, bajo las estrellas, 2 noches antes de la Luna Llena.

Aceite del Buscador de Sueños

En una noche de Luna Oscura mezcla los siguientes aceites:  Esclárea, Nuez Moscada, Canela, Mirra, Manzanilla y Valeriana. Usa porciones iguales de cada uno, o altera un poco las proporciones hasta que obtengas la “sensación” correcta. Este es extraño y debería usarse con precaución, no más de 2 gotas en tu almohada en la noche.

Satirión Blanco

El nombre de este aceite es ampliamente conocido, pero las recetas varían bastante. Aquí hay una que ha llegado a mí y que encuentro que funciona con gran efecto. Mezcla los siguientes aceites “cuandoquiera que sientas la necesidad”, 1 parte de Musgo de Roble, 2 partes de Pachulí, 1 parte de flor de Endrino, 3 partes de resina de Pino y 1 parte de Jengibre. ¡Si no sabes para qué sirve, entonces no tienes que usarlo!

Prosperidad y Abundancia

Todos podríamos hacernos con un poco de este ya que, después de todo, ¡es parte del negocio del Hombre Astuto! En un anochecer de miércoles bajo la Luna Creciente, mezclar a partes iguales aceites de Albahaca, Potentilla, Menta, Lino (Semillas de Lino) y Borraja. Unta tu billetera o bolso con este aceite y no debería  nunca quedarse vacío.
Como con todos los otros de más arriba, averigua para lo que necesitas el aceite y mézclalo correspondientemente. Si no tienes un aceite apropiado en el momento, puedes usar un aceite esencial puro en su lugar pero recuerda, están altamente concentrados y no deberían usarse sobre la piel. Mezcla sobre un 10% de dilución en un aceite base que hayas elegido por su correspondencia apropiada y úsalo de forma normal.

Lociones

Estos deberían realmente titularse ungüentos o bálsamos, pero Lociones rima con Pociones – ¡y siempre puedes aguarlas un poco! Básicamente estos ungüentos son una versión más espesa de los Aceites, pero tienen la ventaja de ser extendibles, particularmente sobre la piel, y por lo tanto son más fácilmente absorbido por el cuerpo. Junto con la intención mágica que tienes que poner al crearlas, pueden ser poderosas ayudas para la hechicería. Un ungüento o bálsamo también tiene la ventaja añadida de incluir Cera de Abeja, que es un artículo altamente mágico en sí mismo y también puede añadir su hermoso aroma al hechizo o encantamiento general.

Hay muchas diferentes formas de hacer un ungüento mágico, algunas complicadas y otros menos, pero aquí echaremos un vistazo a un método simple que me ha servido bien y tiene el beneficio de ser tradicional. Necesitas saber el tamaño máximo de la olla que vas a usar para el ungüento (obviamente la olla no necesita estar llena), para calcular las diferentes proporciones de los ingredientes. Por conveniencia tomaremos una olla imaginaria de 100 ml. de tamaño/capacidad. Los contenidos líquidos (esto es, Aceites o Pociones) la llenarán en un 90% de su capacidad – en este caso 90ml. – y los sólidos (esto es, Cera de Abeja) la llenarán en un 10% – en este caso 10 gm. por peso. Usando un baño maría – o un cuenco de cristal dentro de una cacerola de agua hirviendo – añade primero la Cera de Abeja. Una vez se haya derretido, añade cuidadosamente los ingredientes líquidos para evitar que se derramen o salpiquen – recuerda que estará muy caliente.  Mézclalo todo bien (no lo batas) y añade finalmente algunas gotas de aceites esenciales que consideres necesarias (no tienes que contarlas como si incrementaran el volumen del líquido, ya que es muy poca cantidad), y remuévelo bien. Finalmente, con cuidado vierte el líquido dentro del bote y deja que se enfríe, tapándolo inmediatamente. (A algunos practicantes del Arte les gusta añadir los aceites esenciales una vez el líquido está en el tarro, para minimizar el riesgo de evaporación de los aceites volátiles que contienen. Agita la mezcla después de taparla). La Cera de Abeja hará que el líquido se espese conforme se enfría, produciendo una suave crema o ungüento. Si no se espesa a tu satisfacción, simplemente vuelve a calentarla y añade un poco más de Cera de Abeja para espesar el ungüento, o un poco más de Aceite para diluirlo. Esto probablemente sea más fácil de entender si doy un ejemplo, usando todavía nuestra olla imaginaria de 100 ml.

Receta para un Ungüento de Adivinación

10 gm. de Cera de Abeja Pura
30 ml. de Aceite de Ajenjo
30 ml. de Aceite de Valeriana
30 ml. de Aceite de Potentilla
3 gotas de Aceite Esencial Puro de Canela

Derrite la Cera de Abeja como se detalló más arriba. Añade los Aceites herbales y mézclalos bien. Añade el Aceite Esencial, mezcla suavemente y viértelo en el bote, o viértelo en el bote y después añade el Aceite Esencial. Tápalo inmediatamente y agítalo. Déjalo hasta que se espese. Este ungüento puede ser usado frotándolo en el área de la frente y sienes antes de cualquier acto de scrying, lectura de tarot, lanzamiento de runas o intento de clarividencia.

Cuando hagas un ungüento que incluya una Simple o Poción, las cosas son ligeramente más complicadas. Porque generalmente contienen agua o algo similar, que no se mezclará con la Cera de Abeja ni los Aceites, sino que se separarán. Cuando se añadan a los otros líquidos necesitarás batirlos enérgicamente y seguir haciéndolo mientras se vierten en el bote. Otro ejemplo ayudará.

Receta para el Ungüento de “Amarre”

10 gm. de Cera de Abeja Pura
45 ml. de Aceite de Verbena
45 ml. de Simple de Consuelda
2 gotas de Aceite Esencial Puro de Olíbano
Derrite la Cera de Abeja como vimos más arriba y mézclala con el Aceite de Verbena. Añade la Simple de Consuelda batiendo enérgicamente todo el rato y sigue durante algunos momentos más. Sigue batiendo mientras viertes el líquido al bote e inmediatamente añade el Olíbano. Tápalo y agítalo con fuerza para mezclar todos los ingredientes bien. Déjalo asentarse. Con este ungüento puede embadurnarse cualquier cosa que no desees perder, o que sea importante para ti. Por ejemplo, cuando prestes algo a alguien, añade un toque de ungüento y susurra un encantamiento para asegurarte de su regreso.
Si sabes que vas a usar una Simple o Poción para un ungüento, cuando estés haciéndola será mejor si calientas una infusión en una cacerola a fuego lento hasta que la mayor parte del líquido se haya evaporado. Esto crea una infusión muy fuerte, que es más fácil de batir en el ungüento ya que contiene mucho menos líquido. Por supuesto, todo este batir, mezclar y remover te da amplia oportunidad para añadir la magia en tus preparaciones, con encantamientos susurrados intensamente mientras remueves.
Una pequeña nota de precaución en este punto: sé consciente de qué tipo de hierbas y aceites estás usando, algunos pueden ser tóxicos, aunque estés seguro con las recetas dadas aquí. Si las das a otro, ya sea para beber o ponerla sobre la piel, comprueba primero la condición de la persona. Por ejemplo, durante el embarazo, particularmente el primer trimestre, ningún aceite esencial debería usarse en absoluto. Ciertas hierbas y aceites pueden causar una reacción alérgica en algunas personas, así que siempre haz primero una prueba de parche.
Finalmente, en esta sección una pequeña curiosidad histórica que podrías encontrar interesante. Tomada de un manuscrito, fechado en 1600, en el Ashmolean Museum de Oxford.

Un Ungüento que Permite Ver las Hadas

“(Toma) una pinta(3) de aceite de oliva y ponla en un frasco de vidrio, primero lávalo con agua de rosas y agua de caléndula, recogidas las flores al este. Lávalo hasta que el aceite se vuelva blanco, después ponlo dentro del frasco, y luego pon los brotes de malva loca, las flores de caléndula, las flores o parte superior de tomillo silvestre, los brotes de avellano y el tomillo deben ser recogidos cerca del lado de una colina donde acostumbre a haber  hadas, y toma la hierba de un trono de hadas, luego pon todo esto en el aceite dentro del frasco y déjalo disolverse tres días al sol y después guárdalo para tu uso.”


(1) Un galón de cualquier líquido equivale a 3,79 litros (Nota del Traductor).
(2) Un cuarto de onza equivale aproximadamente a 710 gr (Nota del Traductor).
(3) Una pinta equivale aproximadamente a medio litro (Nota del Traductor).

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario