sábado, 30 de junio de 2018

Libro Ritual: El Arte del Pueblo Escondido (I)




Ecos en lo Invisible

Las Antiguas Maneras nos enseñan que todas las cosas están entrelazadas, todas las cosas, aunque aparentemente diferenciadas, son Una. En el gran tapiz del Destino, el mundo invisible no está separado de este mundo de los mortales, a pesar de que los débiles alcances del inframundo estén escondidos de los ojos de los mortales, todavía ocupan el círculo del Destino entrelazado de la Realidad. Lo que ocurre en un mundo “hace eco” en el otro, y todas las cosas que aparecen en el mundo de los mortales, sean árboles, piedras, animales o personas, son meras apariencias de extrañas fuerzas.

Lo que haces en este mundo, ocurre en todos los mundos – pensamientos, palabras, acciones, todos pueden tener gran poder si eres consciente de la conexión sutil entre lo que llamamos “mundos” y tu propio ser – y por lo tanto se vuelve capaz de ser un foco adecuado, usando una “visión” o entendimiento arcanos.


Esta “visión” es la visión del brujo de la que hemos tratado en detalle, este “entendimiento” es un extraño tipo de conocimiento sin palabras, un “conocer sin conocer”. Hay cierta condición o “lugar” al que una persona se interna, donde se mueve en plenitud o totalidad, guiado por el instinto y la intuición, o quizá por las manos de ayudantes y familiares invisibles. Todo en la vida se convierte en un “trabajo” del mundo invisible, y el brujo astuto avanza con una seguridad o fe nacida en lo invisible.

Si fueras a dar golpes en una masa de agua, las olas que hicieras la perturbarían en su totalidad, y te mecerías en el agua, pero con estudio y conocimiento, podrías canalizar tus movimientos y fuerzas para tu voluntad y beneficio. Cuando uno trata con el mundo invisible, debe pensar de esta forma, pero también debes darte cuenta de que la realidad invisible no es tan clara como una masa de agua, tiene alcances que requieren un nuevo tipo de visión y un nuevo tipo de “sensación” para tratar con ella.


La clave de hacer “contactos” o conexiones espirituales con los seres del Inframundo o lo Invisible, está en que ellos se convierten en tus “miembros” y “ojos” en dicha realidad. Las fuerzas y corrientes que estás intentando “canalizar” y “usar”, a diferencia del agua en un estanque, requieren un nuevo tipo de sensación y una gran confianza sin palabras en los poderes con los que te unes. Cuando tienes esta conexión, la sientes en tus huesos, lo sabes sin siquiera saber cómo.

La información que voy a dar aquí nunca antes se ha visto ni en prosa, ni en encantamientos o “directrices rituales”, me la han dado mis contactos, y hace que literalmente sucedan las cosas, que se produzcan viajes literales al mundo invisible y que otras fuerzas invisibles se muevan. A través de tu mente y cuerpo, esos mismos poderes pueden hacer lo que parecen ser “cambios” en este mundo, o parecen influir en el despliegue del Destino. Estas instrucciones funcionan porque “hacen eco” en lo invisible, ciertas acciones y palabras que encapsulan conceptos que están aquí haciendo que las cosas “ocurran” allí, la clave para reunir los dos “mundos” es tener consciencia de lo que representa precisamente “aquí” y “allí”. En tu consciencia, el poder puede trasladarse de un mundo al siguiente y hacer que la “magia” funcione.

No hay tal cosa como hacer un trabajo “accidental” de cualquier poder. Ello opera a un nivel consciente, incluso si las semillas del mismo, y sus claves, pueden estar enterradas profundamente en el subconsciente y en el Inframundo. El poder surge de lo invisible y tu mente y cuerpo son canales para que emerja, en tándem con (ojalá) tu voluntad.

Sin embargo, como veremos, los seres humanos nunca son el poder detrás de la “magia” o hechicería, son la voluntad detrás de ellas, y si son astutos, saben cómo ganarse una “posición” y lograr un entendimiento y condición por los que el poder responderá en conjunción con sus voluntades. No hay “trabajo” sin el elemento de la voluntad y el poder, pero estos no son cosas que los seres humanos en sí puedan producir en cantidades suficientes por sí solos, la contribución humana es la voluntad, y la contribución de la Naturaleza, el ofrecimiento de los espíritus y de otras fuerzas naturales, es el poder. El brujo es el punto de unión para estas dos cosas. Lo trataremos en breve.

Estas palabras y comprensión no pueden y no “funcionarán” para ti, si no has entendido en algún nivel, todo lo que se ha dicho en este libro antes de esta sección. El material fundamental, desde la visión del mundo en adelante, es crucial.


Esta parte final del libro es un registro y “Grimorio” de un sistema de trabajo, de poder o magia que subyace en la corriente de las Antiguas Maneras. Primero trataré dos cosas importantes que deben recordarse, si alguna vez empiezas a realizar algún tipo de rito o trabajo tradicional, y luego daré un escrito sobre el “elemento que falta”, el único factor vital que la mayoría de las personas que dicen practicar brujería en la tradición pagana tienden a olvidar, y que hace que sus trabajos sean mayoritariamente inefectivos.

Cuando hayas leído y entendido estos dos pequeños ensayos, procederé con una descripción del “Festín Rojo” o el Housle, un simple aunque poderoso rito que he mencionado muchas veces antes. El Festín Rojo es el acto de compartir pan y vino o cerveza (o alguna bebida) con los poderes en el mundo invisible. Es un sacrificio y un compartir, que literal y simbólicamente unen los dos mundos, uniendo tu poder directamente a los poderes con los que compartes la comida. Es el ritual básico y más importante de las Antiguas Maneras y tiene muchos niveles de significado y uso.

Después de eso, trataré el “corazón” del libro ritual, el arte recibido de crear el Anillo de los brujos o el “Compás”, que es un área de terreno donde las acciones que ocurren en su interior “hacen eco” fuertemente en toda la Realidad, trataré el arte de hechizar o de hacer “hechizos” y encantamientos, así como de encantar o lo que ahora se llama “invocar” a los poderes espirituales, y luego discutiré un trabajo hecho en un árbol de espino para invocar a los poderes del Inframundo, y una corriente de iniciación.

Por último, trataré un ritual inspirado en antiguos ritos del norte de Inglaterra, el “santuario de cuatro lados”, y dos operaciones más de gran poder: la Puerta del Árbol Espino, que es un rito para crear un portal real hacia lo invisible, y el Rito de Llegada, que es un ritual para reunirse y vincularse a los poderes locales de la Tierra.

Dos Cosas que Deben Recordarse

Al hacer cualquier tipo de rito del arte, desde un simple Housle o Festín Rojo hasta los trabajos mayores de Sabiduría o poder, es importante tener en cuenta dos factores simples, dos entendimientos que harán que cualquier ritual sea una experiencia realmente conmovedora y poderosa. Primero, recuerda siempre que todas las cosas están conectadas, que no hay dos fuerzas o seres separados dentro del gran cuerpo de la Naturaleza, por lo tanto, cualquier invocación, cualquier pensamiento o sentimiento tiene un efecto que es tangible, incluso a través de lo que parecen ser grandes extensiones de espacio o incluso tiempo.


Si te permites descansar en el conocimiento seguro de que todas las cosas están unidas, y que todos los movimientos y eventos e incluso las palabras y pensamientos hacen eco a través de un sistema natural, íntimo e interconectado de relación y Destino, serás más capaz de apreciar el efecto de tus invocaciones y movimientos rituales, y más capaz de “sentirlos” produciendo las transformaciones necesarias y deseadas en el nivel sutil. Mantener en mente de manera firme la comprensión de la conectividad y confiar en ella implícitamente, es la cosa más vital que debes llevar contigo en tus ritos.

En segundo lugar, cuando realices ritos y hagas invocaciones, o cualquier otra cosa, permítete siempre ser tan deliberado y estable como sea posible, cuando digo esto, me refiero a que siempre debes hablar, actuar, moverte e incluso pensar con deliberación, de forma planeada, siéntete casi “lento”, esta es una buena manera de caer en un trance profundo al que nos gusta llamar “tiempo lento”. Cuando levantas un madero bifurcado o una vara o un cuenco, cuando haces invocaciones, que cada una de tus acciones sea tan uniforme, constante y deliberada como sea posible, estas son acciones poderosas, acciones sagradas y merecen toda tu consciencia y atención. Cuando hables, que tus palabras fluyan de manera constante y tranquila, resonando con un enfoque deliberado.


La mente tratará de “acelerarte”, pero mantén suavemente la autonomía, y deja que la consciencia profundice, constante y totalmente absorbida en lo que estás haciendo, sin importar lo insignificante que parezca. El poder del rito, los movimientos, todo de repente aumenta de forma asombrosa. A algunas personas con experiencia les gusta entrar en trance antes del inicio del rito, pero otros conocen otra verdad: que prestar plena y deliberada atención a los movimientos del rito puede ser en sí mismo una puerta al trance, y de esta manera, algunos lo encuentran más fácil que “ponerse el manto” antes de empezar. Es simplemente otro enfoque a este (o cualquier otro) rito. Prueba o usa ambos cuando sientas la necesidad.

Descubrirás que estos dos consejos aumentan enormemente el poder y efecto de cualquier rito: la sensación gratificante de cualquier rito aumenta cuando los participantes del mismo descansan en la consciencia segura de la interconectividad de todas las cosas, celebrando cada palabra y movimiento de un rito sagrado con la máxima, pura y enfocada consciencia, así como una estabilidad deliberada.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



2 comentarios:

  1. Gracias por la traducción Manon!
    Un abrazo enorme!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trithremus, me alegra saludarte y que dejes aquí tus palabras.
      Un abrazo igual de fuerte para ti.

      Eliminar