viernes, 13 de julio de 2018

Libro Ritual: El Arte del Pueblo Escondido (VII)



El Hechizo de Inducción y la Iniciación
(Corriente de Iniciación I.) 

Esta iniciación es la clave para obtener el vínculo entre los Poderes y el brujo que desea acceder a los trabajos descritos en este libro en un nivel más profundo. 
Este es el “pacto” que debes tomar con los Antiguos Poderes, desde los Espíritus Maestros, hasta los Poderes de la Tierra, e incluso los guardianes espirituales de las plantas y los animales. No es difícil de realizar, pero es duradero y vinculante, y si hay algún indicio de falta de sinceridad en tu corazón cuando hagas este ritual, no funcionará. No hay “salida” de este juramento y pacto, y nunca debería tomarse a la ligera. 
Deberías hacerlo en uno de los antiguos días de las festividades sagradas u ocultas de las Antiguas Maneras, especialmente cerca de Hallows Eve o las Doce Noches de Yule. Pero la marea de Lammas también es un buen momento, puesto que subraya el sacrificio de una forma de vida y el nacimiento de una nueva. 
Debería hacerse por la noche o al atardecer, y su funcionamiento es simple: días antes, deberías haber estado haciendo varias devociones, trabajos de trance, comuniones internas, incluso la Caminata Levógira si puedes, para comunicar tus intenciones. Deberías entender las explicaciones dadas en toda esta obra; nada de lo escrito en cualquiera de las partes de este libro debe contener algún tipo de vaguedad para ti. Deberías haber realizado el “Rito de Llegada”, dado más adelante, si puedes. Realmente no debería haber un “si puedes” – el esfuerzo siempre se recompensa. Ábrete, simplemente ve, sé consciente, sé claro. El fuego del amor que arde en tu corazón por las Antiguas Maneras y la Tierra y los Antiguos Poderes, es lo que te lleva a este pacto. 
Empiezas dando una vuelta al Compás, tan bien hecha y tan perfectamente como puedas. Para la iniciación, deberías, si es posible, tener al menos un implemento en cada dirección. 
Luego invoca a la Madre Bruja y al Padre Brujo, y antes de hacer el juramento, te desnudarás y te pondrás ropa nueva. La ropa vieja debería ser ropa que hayas usado con frecuencia, que nunca volverás a ponerte y que debe quemarse más adelante. Después de haberte cambiado, pínchate en uno de los dedos de la mano izquierda, dejando caer varias gotas de sangre sobre la tierra desnuda. Esto es muy importante. 
Entonces dirás: 

“Anciana, Reina Velada, derramé mi sangre por ti. 
Un juramento sobre la Tierra,
Un juramento a la vida,
Un juramento a los Espíritus Maestros del mundo,
De fuego y entrelazamiento,
De bestias y bosques, pantanos, cielo,
Deseos y destinos humanos, 
Poderes del interior de la Tierra, 
Escuchad un juramento,
Sellado con sangre y con sangre llevado a la Tierra: 

En nombre de la Mujer Pálida debajo de la Colina, 
Juvenilmente muerta y siempre viva,
Estoy enlazado a vuestra Sabiduría y poder.

Gran roble, abedul, saúco, espino, acebo, fresno, 
Criaturas de crecimiento, de verde corteza y de raíz,
Espíritus que os protegen e impulsan vuestras vidas, 
Por pacto y juramento, estoy sellado a vosotros como amigo, 
Hermano (o hermana) y pupilo, guardián y receptor. 

Búho, sabueso, lobo y zorro, tejón y sapo y toro, 
Ganso y cuervo, serpiente y liebre,
Caballo, cerdo y ciervo, 
Animales de la Tierra y el aire,
Y de los lugares invisibles, 
Por pacto y juramento, estoy sellado a vosotros como amigo, 
Hermano (o hermana) y pupilo, guardián y receptor. 

Derramé mi sangre por vosotros, 
De mi mano izquierda la derramé, 
Me ato a la Tierra y a vuestros espíritus. 

Apoyadme, protegedme, 
Abrazadme en el camino brujeril,
El camino oculto a la Sabiduría. 
Que vuestro poder responda a mi voluntad, 
En el prado sagrado, en el Anillo del Arte, 
En mis días y noches, 
Así como mi poder responderá a vuestra voluntad 
Y confío en vosotros. 
Habladme en visión, 
No me abandonéis a la tumba, 
Ni me entreguéis por completo a un Duro Destino,  
Ni a aquellos a quienes mi amor protege. 

Concededme el nacimiento a la Maestría,
Nacer a los Inmortales, 
Y siempre vuestros caminos y voluntad guardaré y honraré. 
Me llamo______, el que encanta e invoca
A los poderes y a la Sabiduría”. 

Luego debes hacer inmediatamente el Festín Rojo. Después de eso, recorre el Compás una vez en sentido horario, y salta hacia afuera al este. Con esto renacerás a tu vida como brujo.

Análisis:

Hay algunas partes de este Hechizo de Inducción, que deben examinarse para entender las implicaciones de este juramento.
Empiezas invocando a los Espíritus Maestros de todas las cosas y al pueblo que está dentro de la Tierra, y les pides que “oid un juramento, sellado con sangre y con sangre llevado a la Tierra”, la sangre que derramaste está literalmente llevando tu  fuerza de vida y tu esencia espiritual a la Tierra, donde te unes físicamente con estos poderes, y la esencia de tu juramento va con ella. Ahora compartes sangre con estos poderes, no solo unidad espiritual. Te conviertes en un familiar sanguíneo de su “casa” del Otro Mundo. Por eso este juramento es tan serio e irrompible. 
En nombre de la Anciana del Destino, la “Mujer Pálida debajo de la colina”, invocas a todos los poderes de las cosas verdes que crecen y a los animales, y para ambos, dices esto: 

“Por pacto y juramento, estoy sellado a vosotros como amigo, 
Hermano (o hermana) y pupilo, guardián y receptor.”

Este es un fuerte contrato, ya que les estás diciendo a los poderes espirituales de todos los árboles y plantas, y todos los animales, que serás su amigo, su hermano o hermana, su pupilo (dispuesto a aprender de ellos) pero lo más importante, su “Guardián” y “receptor”. 
Ser un guardián de las plantas y los animales significa que no te mantendrás al margen mientras los animales, las plantas o los árboles son destruidos sin motivo o innecesariamente. No puedes esperar que sus poderes te respondan o que te den poder, si te haces llamar su amigo y guardián, pero no prestas atención a lo que les sucede en el mundo que te rodea. Significa hacer lo que sea posible: si ves niños pequeños arrancando plantas o flores innecesariamente, pídeles amablemente que no lo hagan y aliéntalos a admirar estas cosas y dejar que estas cosas bellas hagan lo que la Naturaleza ha querido que hagan. Si ves personas atormentando a un animal, pregúntales por qué y haz lo que puedas para detenerles. Informa a las autoridades si están siendo crueles con los animales. 
Ofrece la menor cantidad de dinero posible a las industrias que son crueles con los animales, y si puedes, deja de apoyar las granjas industriales. Haz donaciones a grupos ecologistas que tratan de salvar bosques o preservar los hábitats de los animales. Trata de encontrar hogares para animales sin hogar, y no lleves animales a  refugios “asesinos” donde los matan si no son adoptados dentro de una semana o dos: busca refugios humanos. 
Pero aparte del título “guardián”, también te has adjudicado el título de “receptor”, esto significa que estás en un contrato de dos vías: mientras das tu esfuerzo, estos animales también te darán y lo recibirás. “Lo que recibes” cubre todo, desde su carne como alimento cuando lo necesites, hasta su disfrute, guía y compañía. Este es un contrato de dos vías. Recibirás la carne y los cuerpos de plantas y animales para mantenerte; los espíritus te guiarán y protegerán; es un contrato completo 
Con tu sangre y tus palabras, te estás uniendo por juramento y pacto, sangre y Destino, a la Tierra y a todos los seres que hay en su interior, o sobre ella. Esto es importante, porque esta es la forma del poder: las criaturas vivientes y las plantas hacen de intermediarios del poder para nosotros todos los días, y con una consciencia más profunda, se abrirán a ti. 
Tu juramento también es para los “Poderes del interior de la Tierra”, refiriéndose tanto a la corriente ancestral de tus propios parientes fallecidos, como a los muertos en general, pero también a los espíritus de la Tierra, los poderes de los lugares naturales. Este es un “juramento feérico”, en el sentido más amplio de la palabra, un juramento que te impone tabúes. No contaminarás o llenarás conscientemente el mundo natural con algo que sabes que lo va a saquear, que destruirá la Tierra o la degradará; no destruirás ni moverás ni ayudarás a otros a destruir o mover menhires, restos de túmulos de la Edad de Piedra, u otros monumentos antiguos que son puertas de entrada a la Tierra, a lo invisible. 
No mancillarás ni destruirás ni desfigurarás los túmulos funerarios; no despojarás sepulcros, excepto para tomar un poco de tierra para cosas necesarias. Si tomas de la Tierra, o de cualquier lugar sagrado, tomarás solo pequeñas cantidades y dejarás algo de ti mismo: sangre, pelo, uñas, ofrendas de cerveza clara u oscura, o algo valioso para ti. No querrás destruir áreas naturales, en forma o función, ni alentar a otros a hacerlo, salvo para salvar una vida. Recuerda estas cosas, recuerda tu juramento a los poderes de las criaturas verdes que crecen y a los animales, porque romperlo puede significar el final de cualquier poder que hayas recibido “en respuesta” a tu contrato. 
Continuando, te diriges a los Poderes con los que estás haciendo este juramento: espíritus animales y plantas, aunque principalmente a la Gran Reina y al Anciano o el Rey Blanco, diciendo: 

“Apoyadme, protegedme, 
Abrazadme en el camino brujeril,
El camino oculto a la Sabiduría. 
Que vuestro poder responda a mi voluntad, 
En el prado sagrado, en el Anillo del Arte, 
En mis días y noches, 
Así como mi poder responderá a vuestra voluntad 
Y confío en vosotros.”

Aquí es donde entras en la parte vinculante del contrato, a cambio de su apoyo, protección y refugio en el camino brujeril de la Sabiduría, y a cambio de SU poder respondiendo a TU voluntad, durante las peticiones donde sea que estés, en el Compás o en cualquier lugar en tus “días y noches”, juras que TU poder responderá a SUS voluntades y confiarás en ellos. 
Esto es muy importante, porque es el equilibrio. Llegará un día, tal vez muchos días, cuando sus voluntades ordenen, y tu poder, tu poder esencial y tu vida como persona, tendrán que obedecer. Incluso tu muerte puede ser voluntad de ellos. Acuerdas de antemano que unirás voluntariamente tu poder a sus voluntades, cualquiera que sea. 
Además les pides que:

“Habladme en visión, 
No me abandonéis a la tumba, 
Ni me entreguéis por completo a un Duro Destino,  
Ni a aquellos a quienes mi amor protege.”

Esto es importante, porque sueños sobre ellos y sueños que vienen de ellos, empezarán generalmente en las noches siguientes a un rito de iniciación exitoso y “aceptado”. Pero vas más allá, considerando que la Sabiduría y la Verdad son la única “salvación” que vale la pena buscar, pides a tus nuevos patrones que nunca te abandonen a la tumba, lo que significa que confías que gracias a ellos, verás que has encontrado la Sabiduría que necesitas antes de ir debajo de la tierra, con la muerte. Si por alguna razón tuvieran que exigir tu muerte, confías en que no te abandonarán al “Duro Destino”, lo que significa que no te entregarán completamente a los poderes de la muerte y la disolución. Si mantienes tu parte del pacto, los poderes se encargarán de ti, en vida o en la muerte. 
Y al final de todo eso, pides que esta misma protección se extienda a “aquellos a quienes mi amor protege”: aquellos a quienes amas también se convierten en protegidos. Este es un gran regalo, y una razón más para que mantengas tu parte del pacto, sin reservas. En términos generales, lo que “defenderás” es una vida de protección hacia la Tierra con la que te has vuelto uno, y a las criaturas que habitan en ella y dentro de ella, defendiendo los valores expresados en la Tradición Oculta: la creencia en la sacralidad de la vida y la importancia central de la Verdad, principal entre ellos. 
Este conmovedor juramento, termina con el iniciado jurándose una vez más a sí mismo y a ellos, y tomando un nuevo nombre a ser usado en el camino brujeril, el nombre por el que los espíritus y los seres de lo invisible lo conocerán. 


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario